Seis años de oportunidad

La confianza normalmente se gana con la experiencia, con el ejemplo, es una virtud que nos permite vivir en paz y andar con seguridad en el camino. La confianza impulsa los mercados a la alza, tiene un valor que se mide a fin de cuentas en calidad de vida. Yo quisiera un México donde pueda dejar las puertas de mi casa abiertas sin temor a que alguien me robe, quiero confiar en mis vecinos, en los policías de la esquina.
Quisiera un país donde se pudiera caminar de un lado a otro sin temor a que alguien se acerque por detrás y te asalte, un país donde pueda caminar o andar en bicicleta sin miedo a que un coche me atropelle. En México necesitamos todos juntos ponernos a trabajar, a limpiar las calles y banquetas, los bosques y los ríos, el país tiene que quedar libre de basura, libre de descomposición pública. Fuera la corrupción, las ratas y alimañas que hasta hoy han deambulado por las oficinas de las instituciones públicas tienen que caer en su ratonera o bien escapar al campo y buscarse una vida digna en la naturaleza donde no contagien su enfermedad a nadie más.

portadabandera
Yo apuesto por la confianza y no por el temor, por el diálogo y no por la confrontación, por la participación y dejar de lado la indiferencia. El país somos todos; mexicanos e inmigrantes, indígenas y blancos, seculares y cristianos, en el espectro de nuestra nación caben todos y podemos sin duda vivir bien y en paz. Poseemos una tierra de infinidad de recursos naturales que tenemos que disfrutar y proteger, con una cultura antigua que tenemos que rescatar y valorar. México es un país bellísimo, eso lo saben en todo el mundo, pero a veces a los mexicanos se nos olvida. Por eso hay que conocer nuestro país, resaltar nuestra cultura y redefinir nuestros valores. En México nos une la familia, la colonia, el barrio. Nos une la congregación, el equipo, la escuela, pero todos estos grupos no deben de ser contrarios sino complementarios. Incluso hablando de política podemos diferir y debatir, pero también sabemos llegar a acuerdos y trabajar en conjunto.
Por eso convoco a la confianza y no al temor, a la adopción de buenas prácticas en los individuos y no seguir con esta debacle que nos ha costando nuestra paz interior y que ha deteriorado nuestra calidad de vida. Los mexicanos somos gente amable, justa, hospitalaria, razonable y entendida, somos hombres y mujeres de familia, no hay mejor amigo que un mexicano. Seamos amigos, participemos juntos en este esfuerzo por vivir en paz y alcanzar la prosperidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s