El Dragón Emplumado

Introducción

 

La mente trabaja siempre. Todo el tiempo nos trae ideas de las cuatro direcciones, de las cinco si sabemos voltear hacia arriba, de las seis si volteamos hacia abajo, de las siete si vemos hacia adentro.

 

La séptima fuerza es la que nos hace trascender más allá de lo evidente, venciendo nuestra razón, viajando sin pensamiento por el universo; más allá, por el infinito, en naves hechas de la sustancia de que están hechos los pensamientos, embarcaciones de luz que transitan por los caminos del color.

 

Por el espejo veo un libro entre dos fuegos, aunque quiero acercarme, el vidrio se interpone entre el libro y yo. La imagen me llena de respeto, quiero entrar al misterio que tan claramente veo, quiero leer el libro que yace entre las dos velas, quiero romper el sello del libro que nadie ha abierto. Voy a traspasar este espejo que no me deja ver lo que realmente hay en mí; este espejo lleno de supersticiones y temores que limitan mi entendimiento. Lanzo un grito de desesperación, esperando a que alguien, en otra dimensión, escuche mi clamor.

El Dragón Emplumado Forro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s