Sentido común para la Vía Maya

La iniciativa del gobierno en turno de construir el tren Maya es la inversión del sexenio. El presidente le ha encargado esta obra al director de FONATUR con un objetivo específico: que el tren sea detonante en atraer mayor número de turistas y distribuirlos mejor en la región. 

Aplaudo la iniciativa porque actualmente el volumen de visitantes se concentra de manera principal en los destinos de Cancun y el corredor Riviera Maya, esta tendencia está llevando al punto donde, en temporada alta, se alcance unos niveles de ocupación que demuestran la inviabilidad de continuar creciendo únicamente en estos dos destinos. 

En un plan integral para turismo a nivel regional podría promover muchos más destinos hermosos que abundan en la Península y que no solo diversificarán la oferta turística sino que provocará el incremento en el tiempo de la estancia de visita. 

La zona maya es un territorio de numerosos atractivos turísticos; tenemos cerca de 400 Kilómetros de playa bordeando el Mar Caribe, otros 300 hacia el canal de Yucatán, las aguas donde intersectan el Caribe y el Goflo de MÉXICO y otro tanto de costa en el golfo, en particular en los estados de Yucatán y Campeche. Cada sector de esta franja costera tiene sus características y atractivos peculiares, así como sus vulnerabilidades. Uno pensaría que el Caribe es por mucho el más atractivo pero a raíz del fenómeno de la llegada del sargazo que ha afectado durante los últimos tres años, lo ha dejado de ser.  

En cuanto a zonas arqueológicas pasa algo muy parecido, los sitios más visitados son Chichen-Itzá y Tulum, los cuales están sobresaturados y la experiencia del visitante cada vez empeora principalmente por las aglomeraciones. Pero en la Península tenemos cientos de zonas arqueológicas, muchas de ellas de enorme importancia y belleza. Por mencionar algunas podríamos hablar de Cobá, Ek Balam, El Meco, El Rey, Edzná, Chicana, Calakmul, Muyil, Xpujil, Chicaná, Mayapan, Uxmal,…etc…etc…etc… 

En cuanto a lagunas, cenotes y cavernas la lista es interminable. Por toda la región peninsular se han registrado más de 7,000 cenotes, todos hermosos, fenómenos geológicos, endémicos a la región. Se han descubierto más de 1,800 kilómetros de cuevas y la superficie de lagunas y rías es enorme.

 

Pero por mucho el mayor potencial de atractivo turístico es la convivencia con la cultura Maya, con esa que está presente en prácticamente todas las comunidades de los tres Estados de la Península, cultura que se extiende hacia lLos altos de Chiapas y hacia los pantanos de Tabasco. La cultura Maya es atractiva por su riqueza en tradición: la lengua, la vestimenta, la comida y demasiados aspectos de la vida cotidiana que tendría que escribir un tratado extenso tan solo para enumerarlos. 

Actualmente muchas de estas comunidades se encuentran en la marginación y en muchos casos sufren de pobreza. Yo he vivido y trabajado durante las últimas tres décadas en distintas comunidades y puedo afirmar que todas desean mejorar su condición económica de una u otra manera. Una de las características más valiosas de las comunidades mayas y por la cual la gente vive en paz, a pesar de las carencias, es porque mantienen un sentido común que supera a las leyes y a las costumbres, el sentido común que se manifiesta en expresiones amables, en sonrisas sinceras y en un espíritu por trabajar en conjunto por el bien colectivo para alcanzar la alegría.

La conquista ocurrida hace más de 500 años no logró acabar con la abundante herencia de la cultura Maya, una civilización ancestral cuyos descendientes aun habitan en la región y preservan sus tradiciones. Recordemos que los Mayas fueron un imperio, una de las civilizaciones más importantes de la historia de la humanidad. Todos lo que habitamos estas tierras somos mexicanos, por aquello de los Mexicas, pero también somos Mayas, orgullosamente.

La Vía Maya que propone el trazo del tren podría ser mucho más que solo una obra de sexenio, así como los caminos blancos (Sacbe), que construían los Mayas en el pasado, la Vía Maya puede representar el resurgimiento de una cultura, de una forma de vida, de pensamiento, de relación humana que se basa en buena medida en el sentido común.

IMG_6538

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s