¿Aire limpio o gasolina? Cambio de paradigma ante la crisis

Si tuviéramos la opción de elegir entre aire limpio y gasolina seguramente ganaría el aire limpio. En México la cantidad de gente que tiene auto propio sigue siendo una minoría, somos un país donde tener vehículo personal es un lujo, de hecho tener coche propio es la aspiración más grande de casi cualquiera. La carencia de un transporte público de calidad y la ausencia de medios alternativos como la ciclovías nos han orillado a que la opción para mejorar la condición de vida es tener vehículo personal. El problema es que cada año el número de vehículos crece, se multiplica, y las calles y avenidas no están siendo suficiente para permitir el traslado óptimo y fluido, esto está pasando desde la Ciudad de México hasta San Cristobal de las Casas, Tijuana y puntos intermedios.

Jamás serán suficientes las vialidades para el crecimiento en el parque vehicular. Las empresas automotrices tienen que llegar a metas ambiciosas de ventas anuales, los bancos tienen que garantizar el otorgar de créditos para que muchos alcancen su sueño. El sistema económico motiva este deseo por un coche nuevo, por cambiar el viejo y seguir incrementando la congestión en las avenidas. México es comparable a una persona obesa que ha engordado por el exceso de consumo de comida chatarra y no para de comerla, las venas y arterias están saturadas y ya le duelen los pies y se cansa al caminar. Hemos visto con claridad la crisis de salud que la mala y excesiva alimentación está provocando en nuestra sociedad, problemas de diabetes, de presión sanguínea, de corazón, nos han convertido en el país que se disputa los primeros lugares mundiales en estos rubros.

El problema en que nos encontramos y que tenemos que resolver es esta actitud, generalmente importada de nuestro país vecino del norte, mediante la cual el consumo es el factor más importante para la economía. Esta economía mercantilista que tiene que motivar las utilidades corporativas, cuyas decisiones se rigen por índices económicos e ignoran los indicadores de salud, felicidad y calidad de vida, corporaciones cuyo objetivo final son las utilidades que se tienen que alcanzar a cualquier costo, compañías que ya no son dirigidas por personas sino por indicadores financieros y algoritmos digitales.

Después de más de cien años de la revolución industrial hoy vivimos bajo el liderazgo de una economía multinacional que incita el consumo, motivado por una inteligente estrategia de mercado que inunda los medios de comunicación. Hoy por hoy el destino de los pueblos, sus deseos y satisfactores están íntimamente relacionados con las campañas publicitarias y la promoción, hemos llegado a un nivel donde es el mercado quien define nuestros deseos y no nuestra libre capacidad de decisión.

La ironía son los evidentes contrastes con otros países que han decidido su destino. En Holanda, por ejemplo, cuyos habitantes tienen uno de los ingresos más altos y cuyas empresas nada más y nada menos conformaron las bases de las bolsas de valores internacionales. En este país los ciudadanos han tomado la determinación de eliminar los vehículos de combustión de sus calles, han convenido la creación de una cultura cívica que busca minimizar y desmotivar es uso de vehículos personales de combustión interna, substituyendo con un servicio de transporte público de óptima calidad, con incentivos fiscales a la adquisición y uso de vehículos eléctricos y particularmente incentivar el uso generalizado de la bicicleta. Así como Holanda uno tras otro los países de Europa y muchas ciudades del mundo están optando por resolver el problema con menos coches en vez de más avenidas. La solución a nuestros problemas de movilidad no es tener más coches y avenidas más grandes, sino lo que tenemos lograr es cambiar la manera en que nos trasladamos, para que resulte en menos coches y más espacio para caminar y utilizar medios alternativos de transporte. Hay que cambiar el paradigma si queremos encontrar la solución.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s