Necesidad de Justicia

img_6737Llevamos cuando menos 12 años viviendo en México altísimos niveles de criminalidad, y lo peor es que las estadísticas ni siquiera lo demuestran ya que la mayor parte de los casos la gente no denuncia por falta de confianza en la autoridad. ¿Qué caso tiene ir al ministerio público si jamás investiga o resuelve?, sinceramente la denuncia es tiempo perdido. En lo personal yo he sufrido cuando menos un robó por año y en mi círculo de representación como promedio una vez al mes. Tengo 51 años y en mi vida jamás he visto que la autoridad atrape a algún responsable o cuando menos que haga el esfuerzo por hacerlo.

Hace algunos años viajé a Cuba y caminando por La Habana con mi esposa dos sujetos nos comenzaron a seguir y cuando vieron la oportunidad se aproximaron y se llevaron mi cartera. Inmediatamente me acerqué a un policía por lo que activé una movilización impresionante, durante al menos dos horas los policías me llevaron por las calles buscando a los ladrones. No lo van a creer pero dimos con ellos. Es la única vez en mi vida que he visto la eficiencia policiaca, lo cual quiere decir que sí se puede. Las instituciones de seguridad e impartición de justicia en nuestro país están secuestradas, o más bien están invadidas por una burocracia paralizante que no les permite operar.

El actual gobierno tiene muy buenos planes y buenas intensiones, la llamada cuarta transformación en efecto está revolucionando a la función pública, pero en este gran esfuerzo hay un tema que sigue pendiente: La Justicia. Que reciban su castigo los culpables, la amnistía podría ser una posibilidad para delitos menores, confesados y bajo un régimen de vigilancia, pero la verdad es que muchos delitos no son sujetos de amnistía o perdón. Como los gobernantes del pasado sexenio que se fueron con carretillas de dinero y cuentas abultadas, los que saquearon al estado con tomas clandestinas, adjudicándose empresas de los mexicanos. Los políticos y servidores públicos merecen justicia no perdón, merecen que sobre ellos caiga todo el peso de la ley e incluso que las leyes se reformen para castigarlos con mayor rigor.

La impunidad con la cual los criminales se protegen tiene que ser desarticulada y esto únicamente se va a lograr con justicia efectiva, con castigo ejemplar a quien se compruebe culpable. Existen países, entre ellos China la segunda potencia económica del mundo, donde el delito de corrupción es castigado con la muerte o con cadena perpetua. Ante una problema grabe se requiere una solución estricta, en México nos negamos a contemplar la pena de muerte y la cadena perpetua solo en casos muy especiales, pero cuando menos tendríamos que estar aplicando la extinción de dominio y la vinculación de familiares y prestanombres como corresponsables del delito.

Mientras más nos enteramos de la cantidad de tranzas que los gobiernos anteriores hacían, más se justifica que las penas se hagan más estrictas. Estoy de acuerdo con el Presidente en cuanto que hay que apelar a la honestidad y a la honradez de la gente, pero hay cada rata que no lo va a lograr y muchos que no merecen el indulto ni el privilegio de la confianza.

Por cierto, los ladrones que me robaron mi cartera en La Habana hace 12 años seguramente siguen en la cárcel, allá robar una cartera a un turista es un delito grabe y la verdad yo no estuve dispuesto a otorgar mi perdón, por más que sus familiares me lo pedían. Esos dos tuvieron que pagar por todos los que me han robado, por tantos que siguen sueltos y que merecen estar encerrados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s